viernes, 15 de septiembre de 2017

LA PRIMERA PIEDRA - FOTOCOPIA de Facu Soto

Gracias a Gustavo Yuste y a la hermosa revista La Primera Piedra por los comentarios de FOTOCOPIA, de Facu Soto.
Pueden leerla en el siguiente link: http://www.laprimerapiedra.com.ar/2017/09/resenas-caprichosas-fotocopia-facu-soto/


RESEÑAS CAPRICHOSAS – “FOTOCOPIA” DE FACU SOTO: LAS NUEVAS FAMILIAS Y LOS MISMOS SENTIMIENTOS

Escrito por Gustavo Yuste 15 septiembre, 2017

La novela Fotocopia (Paisanita, 2017) de Facu Soto muestra en primera persona cómo el concepto de familia y sus vínculos se van aggiornando al siglo XXI, muchas veces a pesar de los propios protagonistas. Un padre homosexual y una hija que empieza a transitar la adolescencia narran, cada uno a su modo, cómo es construir y reconstruir una relación afectiva a pesar de los prejuicios sociales y las historias personales.



Sobre el autor 12666272_10153950663014044_1475472033_n

Facu Soto (Rodolfo Facundo Soto) nació el 30 de marzo de 1972 en Buenos Aires. Es escritor, periodista y  psicólogo. Fue jugador de fútbol en Los Dogos. Lleva editados varios libros en distintos géneros, donde escribe sobre la sexualidad, sobre la búsqueda, sobre los encuentros. Algunos de los últimos, por citar algunos, son El club de la paja (Eloísa Cartonera, 2016), El brillo de tus braquets (27 pulquis, 2016) y El cielo en la mesa (Subpoesía, 2016).

Las nuevas familias y los mismos sentimientos

Luca Prodan ya decía que el tiempo pasa y nos vamos volviendo tecknos, pero en el medio todavía quedan los mismos sentimientos tratando de reacomodarse a los cambios que la sociedad y las nuevas formas de pensar van acometiendo. En ese sentido, Fotocopia (Paisanita, 2017) de Facu Soto se encarga de hacer foco en la relación entre un padre homosexual y una hija que empieza a transitar la turbulenta adolescencia. Este dúo disparejo, que toma recursos de la ficción y la autobiografía, seduce al lector de entrada.
A partir de los testimonios intercalados de ambos protagonistas, la novela muestra ambos puntos de vista, pudiendo el lector ver los lugares de contacto y las zonas ásperas entre un adulto que se anima a vivir su sexualidad libremente y una hija que tiene nuevas piezas para agregar a un rompecabezas que no está completo y quizás nunca llegue a estarlo, solo que no lo sabe. El autor, con malicia y habilidad, a veces juega con los límites y no es simple distinguir quién es quién. Eso, lejos de ser una dificultad, agrega encanto a la historia.


cosas que si se ve todo en la dirección contraria. De esa manera, la revolución personal ya no es vivida por un adolescente, sino por alguien que ya atravesó ese sismo en miniatura hace rato. Tratando de no hacer una fotocopia de los errores que los antepasados cometieron, la historia gana en profundidad y emotividad.
Con momentos de drama y otros de diversión, muchas veces mezclados entre sí, la agilidad de Fotocopia hace que el lector caiga en la trampa propuesta por el autor: atraer mediante lo falsamente simple a  tomar un cóctel cargado de sentimientos. Esta novela, la tercera de Facu Soto, tiene grandes hallazgos, entre los que cabe destacar el apelar a la empatía de un lector que no necesita ser padre, hijo o vivir una crisis personal, pero que sin lugar a dudas también debe estar batallando para ver cómo reacomodar sus sentimientos a una vida que no está hecha para tener paciencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario